Nuestro origen

Cómo empezamos

Escudo Completo copia

Situada en pleno corazón de La Rioja, Bodegas Marqués de Arviza es una de las bodegas más antiguas de la denominación de origen. Sus instalaciones datan dle 1874 y se levantan sobre más de 500m de calados de los siglos XVI y XVII lo que confiere una gran profundidad y personalidad a nuestros vinos.

Tras una gran obra de rehabilitación, hoy Marqués de Arviza tiene el placer de abrir nuevamente sus puertas al público para mostrar la autenticidad de los calados que la convierten en un lugar mágico donde poder descubrir la historia tradicional y cultural de nuestro vino, el Rioja.

Tierra de enclave único en la rioja alta para la elaboración de los caldos más apreciados.

Adéntrate en sus profundidades y descubre un viaje único al pasado a través de sus vinos

Nuestro Legado

Un viaje al Pasado

Bodega_historia

Tradición

Su encanto, al estilo de las grandes maisons de Reims y Epernay, reside en su interior, con un legado subterráneo de una riqueza que no advierte en su modesta fachada. Sus instalaciones se levantan sobre más de 500 metros de calados y lagos vitrificados originales de los siglos XVI y XVII que aun conservan la magia y la leyenda vivida en cada rincón de sus cuevas.

Capilla

Legado

Tanto las naves de guarda como el cementerio de botellas de Marqués de Arviza se hallan enterrados a más de 12 metros de profundidad, en calados de sillería donde aún hoy puede verse la firma de sus canteros y que indican que se utilizaron piezas de calzadas romanas para construirlas. Entre sus salas, una antigua capilla cristiana, dos lagos de azulejo de vidrio donde antaño se elaboraba el vino o excavaciones que permiten al visitante descubrir la generosa composición del terroir riojano.

Mesabodega

Cultura

Sumergirse en sus profundidades es volver al pasado y comprender una manera de vivir, la de la gente de Fuenmayor, que ocupaba la mayor parte del año en sus viñedos y aprovechaba el frío para construir sus bodegas y calados. Así, cada uno de los arcos de media punta que componen los pasadizos, representa un invierno de trabajo y dedicación y constituyen una joya única del patrimonio artístico y cultural riojano, además de proporcionar las condiciones de temperatura y humedad idóneas para la maduración de sus vinos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies